Tocadiscos

En el mundo del audio analógico, la señal se representa de manera continua a través de voltajes y corrientes eléctricas. Aquí no hay conversión, compresión, tasa de muestreo ni manipulación del audio. Esto a menudo se asocia con un sonido cálido y orgánico, especialmente en vinilos, donde la suavidad de las ondas analógicas puede ofrecer una experiencia auditiva única. Los amantes del vinilo valoran la autenticidad y la nostalgia que proporciona este formato. Esto quiere decir que, lo que escuchas es solo procesos continuos de amplificación de una señal proveniente de un medio físico. ¿La tasa de muestreo? Infinita. ¿Calidad? Tanto como tú y tu presupuesto te permitan. 

¿Qué necesitamos para disfrutar de lo análogo? Fácil: Tocadiscos, Pre amplificador (a menos que tu amplificador o tocadiscos tenga uno integrado), amplificador y bocinas. Vamos pues, a escoger nuestras herramientas para este viaje.